“Ponte un suéter porque te vas a resfriar…” ¿Mito o realidad?

“Ponte un suéter porque te vas a resfriar…” ¿Mito o realidad?

“Ponte un suéter porque te vas a resfriar…” ¿Mito o realidad?

Algunas de las ideas que hemos heredado de nuestras abuelas hoy se han puesto a prueba y sorprendentemente, en muchos casos han sido validadas científicamente. Hoy es el turno de todas esas frases con las que nos amenazaban con una muerte en un mar de gripe por salir sin un abrigo, ó mojarnos los pies con la lluvia ó dormir con el cabello mojado… Si no proviene del uso correcto de la etimología, casi puedo asegurar que las palabras “resfrío” y “resfriado” las inventó alguien que se lamentaba por no haber salido bien tapado a una tarde fría y lluviosa, mientras escurría de fluidos nasales en medio de tos y dolor de garganta.

Pero, como cualquier doctor confirmaría, la causa de la gripe común es un virus. Y ante la globalización de la información, hoy podemos comprobar que en países como Dinamarca y Chile hay una mayor incidencia de esta enfermedad en los meses de mayor frío, mientras que en países más cálidos como Guinea y Ecuador, la mayor incidencia está en la época de lluvias.

Pero no es aún el momento de dar la razón a nuestras abuelas. Hay un factor que pareciera estarse pasando por alto: En los días más fríos y lluviosos, pasamos más tiempo en lugares cerrados, compartiendo tiempo (y respiración) con otras personas que pueden estar diseminando con mayor facilidad el virus.

Los estudios han llevado a grupos de voluntarios a cámaras con bajas temperaturas ó a espacios donde deben caminar y mojar sus zapatos ó a permanecer sentados sin zapatos con los pies metidos en cubetas secas pero frías, con y sin el cabello mojado…. y a la mitad de los participantes se les ha expuesto a los gérmenes de la gripe mientras que a los otros no.

En general, los resultados de los estudios no han llegado a conclusiones definitivas: algunos encontraron que el grupo con frío era más propenso a enfermarse, pero casi en la misma proporción otros nunca presentaban síntomas de resfriado.

No obstante, una investigación realizada de una manera diferente parece decirnos que las abuelas podrían tener razón. Ron Eccles, director del Centro de la Gripe Común de Cardiff, Reino Unido, quería saber si estar frío y mojado activa el virus que a su vez dispara los estornudos y el moqueo.

No se reportaron diferencias en los síntomas de resfriados entre los grupos estudiados en los primeros días, pero cuatro o cinco días más tarde el doble de los que habían tenido los pies en agua fría estaban enfermos.

¿Existe un mecanismo que haga que si los pies, o el pelo, se enfrían, a uno le dé un resfrío?

Una teoría es que cuando baja la temperatura del cuerpo, los vasos sanguíneos de la nariz y la garganta se contraen. Esos vasos son los que distribuyen las células blancas que repelen infecciones. Si menos de estas células llegan a la nariz y garganta, las defensas contra el virus de la gripe están temporalmente más bajas.

Cuando el cabello se seca o uno entra a un lugar en el que el cuerpo se calienta, los vasos sanguíneos se dilatan y las células blancas reanudan su lucha contra el virus. Pero para entonces puede ser demasiado tarde: el virus puede haber tenido el tiempo necesario para replicar y disparar los síntomas.

Así que, a pesar de que hablamos de “resfriarnos”, el frío no es lo que nos da la gripe, pero puede activar un virus que ya estaba presente.

Los investigadores encontraron paralelo curioso con el folclore de salud en Noruega, que dice que es más probable que a las mujeres les dé cistitis cuando hace frío. Al enfriar los pies de las mujeres, parecía activarse la cistitis en algunas de ellas, lo que hace pensar que podría estar ocurriendo lo mismo en las vías urinarias que con los vasos sanguíneos de la garganta y la nariz.

Hay mucho terreno aún por investigar. Lo cierto es que fortalecer al sistema inmunológico estaremos beneficiando muchos otros procesos que forman una barrera de defensa contra estos y otros virus y bacterias.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.